La contaminación en Chile (21 de octubre del 2003)

 se distribuye según Zonas, estas son:

I. Zona norte: En la I, II, III, IV región desde Arica a la Serena, se han detectado alrededor de 250 problemas ambientales. Los más graves son:

Escasez de agua potable: El recurso agua resulta insuficiente para abastecer adecuadamente a la población de los sectores urbanos. Esta situación es aún más crítica si consideramos el uso exclusivo del agua potable en la actividad minera, como ocurre en la I y II región. En la III y IV región, además, los residuos que se desprenden de los procesos mineros contaminan las aguas de los ríos, las de napas subterráneas y las de las playas donde llega gran cantidad de público, especialmente de Tocopilla, Talca, Michilla, Antofagasta, y Chañaral.

             Se hace necesario el buen manejo de agua de riesgo en las prácticas agrícolas, aplicando nuevas tecnologías que eviten las tradicionales pérdidas de agua por evaporación y drenaje.

       Otro problema del agua de mar es su contaminación biológica, producto de residuos de la industria pesquera y de aguas servidas. Esta situación afecta directamente la salud de la población, ya que el agua contaminada es fuente de enfermedades infectocontagiosas. Las playas de la Serena tienen altos índices de contaminación biológica por desechos urbanos.

        Las altas concentraciones de arsénico y otros metales pesados presentes en el agua, amenazan a diario a sus habitantes; de ahí que las ciudades Antofagasta, Calama, Tocopilla se registre el mayor índice de cáncer gástrico del país.

 Contaminación del aire:  Las industrias de harina de pescado ubicadas en el radio urbano, producen malos olores que atentan contra la calidad de vida de los habitantes de esta zona.

 Aumentan este problema los diversos contaminantes gaseosos derivados de las plantas de ácido sulfúrico, ubicadas en la I y II región y los de alta toxicidad que emanan de la atmósfera, especialmente de las chimeneas de Chuquicamata. Estos contaminantes producen la llamada lluvia ácida.

Las principales fuentes de contaminación atmosférica son los procesos industriales que operan en Chuquicamata, Mejillones, Tocopilla, María Elena y Pedro de Valdivia. Estas plantas mineras arrojan al aire partículas en suspensión, lo que se agrava por la falta de pavimentación adecuada en las áreas urbanas.

Erosión de los suelos: Este proceso se  presenta debido a la falta de agua y a la escasa vegetación que caracterizan la zona. Por ello resulta particularmente dañino el consumo excesivo de leña de uso domestico, sobre todo de especies arbóreas, como el tamarugo de la I región.

La erosión en el suelo intensifica el proceso de certificación, y deja las tierras aún más estériles y sin la capacidad de ser cultivadas. Otro factor  que afecta el proceso erosivo en la III y IV región, es el del monocultivo o cultivo de una especie: Uva o Kiwi. 

El uso indiscriminado de pesticidas en la actividad agrícola y los contaminantes químicos presentes en el agua de regadío, provenientes de los residuos mineros, son otros problemas que acusan contaminación del suelo.

Peligro de la extinción de especies de la fauna: La flora de la zona está en grave peligro de extinción, debido a la tala indiscriminada, al uso de plaguicidas, al consumo de leña en zonas urbanas y a los escasos proyectos de reforestación.

La extinción de especies vegetales no se limita sólo a la zona norte continental, ya que en la isla de pascua también ocurre.

Peligro de extinción de  especies de la fauna marina: La fauna marina ha sido víctima de la pesca indiscriminada. Chile es uno de los principales países exportadores de harina de pescado. Económicamente es favorable por el progreso del país perola fauna es la mas perjudicada ya que las normativas chilenas aún no toman las medidas correspondientes para la protección de la especie. 

 II. Zona Central: En las regiones V, VI, VII y VIII y Región Metropolitana se han detectado alrededor de trescientas situaciones   de deterioro ambiental. Algunas de estas son:

Contaminación de los ríos y lagos: Los  cursos de aguas naturales de la V y región metropolitana, como los ríos Aconcagua, Maípo, Mapocho, estero de Marga-Marga y Zanjón de la Aguada, presentan serios índices de contaminación biológica, principalmente por aguas servidas. Los problemas es aún más crítico, porque esta agua se utilizan para el regadío de hortalizas de consumo masivo, con lo cual se arriesga de manera directa la salud de la población por el posible contagio de enfermedades, como la fiebre tifoidea, la hepatitis, el cólera, etc.

Todos los lagos de la zona central están contaminados con desechos domésticos e industriales.

Las playas de la V región, desde San Antonio hasta Quintero, presentan un alto índice de contaminación biológica, debido a las descargas directas e los alcantarillados de las ciudades y evacuaciones indirectas a través de los ríos que transportan contaminantes desde ciudades más lejanas. La contaminación de bacterias coniformes fecales en algunos  en algunas áreas, ha sobrepasado 200veces la norma máxima permisible de 1.000 coliformes  en 100 centímetros cúbicos de agua.

El litoral de la VIII región recibe también los desechos provenientes de las industrias pesqueras, de carbón, de celulosa y de petróleo, además de aguas servidas y plaguicidas.

Contaminación del aire: Santiago, Valparaíso, Concepción, Ventanas y Puchuncaví son las ciudades más afectadas por contaminantes gaseosos y partículas en suspensión, provenientes del transporte y de las actividades industriales.

En la ciudad de Santiago se concentran más de mil industrias contribuyendo al smog y a la lluvia ácida.

El valle en el que se asienta la ciudad está rodeado por una cadena de montañas creando así el efecto invernadero ya que aquí se concentran los gases por la inversión térmica es un grave problema debe estar en control constante.

Deterioro del suelo: Esta zona presenta suelos erosionados debido, principalmente, al mal manejo agrícola, a los incendios forestales y a la ocupación  de suelos cultivables para la construcción de nuevas viviendas y carreteras en la expansión de las ciudades.

A partir de la VII región el deterioro de suelo se debe a la tala del bosque nativo y su reemplazo por monocultivos de pino insigne, eucalipto y álamo.

La contaminación del recurso suelo en la zona proviene, principalmente, de la aplicación de pesticidas y de la lluvia ácida provocada por la actividad minera.

Especies vegetales en peligro: Debido a la sobre explotación, a la contaminación atmosférica, a la polución de aguas de regadío y a la erosión de los suelos, especies como el ciprés de cordillera, la palma chilena, la bellota y el lingue del norte, están desapareciendo.

En la depresión intermedia, la vegetación natural ha sido remplazada por especies foráneas.

En el Archipiélago de Juan Fernández fue extinguido el Sándalo y la Chonta por causa de la tala indiscriminada.

En la zona central la vegetación se ve en peligro por el uso indiscriminado de pesticidas.

Extinción de especies de fauna silvestre: Debido a la sobre explotación y a la destrucción y contaminación de los hábitat naturales, muchas especies de fauna nativa están en peligro de extinción.

En nuestro país, la cacería furtiva y el comercio ilegal de la fauna son prácticas habituales.

     III. Zona Sur: En la IX, X, XI y XII región, se han identificado más de 150 problemas ambientales. Algunos de ellos son:

Contaminación de las aguas naturales: En esta zona hay gran actividad pesquera, tanto de empresas extranjeras como nacionales que contaminan las aguas con grandes cantidades de desechos orgánicos. Las aguas servidas también son otra fuente de contaminación de la zona, debido a la falta de sistemas adecuados de alcantarillado y de plantas de tratamiento.

En el extremo sur, desde el estrecho de Magallanes hasta las aguas antárticas, los derrames de petróleo provocan las llamadas mareas negras y ponen en peligro la vida del ecosistema marino.

ontaminación atmosférica: La cercanía de las industrias a los centros urbanos y el aumento progresivo de vehículos motorizados, en ciudades tales como Temuco y Valdivia, han producido contaminación atmosférica.

     El crecimiento y desarrollo de las ciudades exige una planificación racional.

Se  hace necesaria, entonces, la implementación de una red de monitoreo en el país que le permita medir y evaluar los niveles de ozono en la atmósfera con el fin de protección a la población.

Erosión de los suelos: Progresiva erosión a causa de los incendios forestales por accidentes humanos, al sobre pastoreo y al mal manejo agrícola ha causado la disminución de la fertilidad de los suelos.

El problema del suelo en la zona sur, agravado por la ausencia de un programa efectivo de reforestación, ha  dejado las tierras a merced de los agentes erosivos naturales, como el viento y el agua.

Explotación y destrucción de los bosques nativos:

La flora autóctona por sus bosques. Sin embargo la explotación descontrolaba de diversas especies que proporcionan madera de alta calidad y por lo tanto de gran valor económico, ha causado serios deterioros en el ambiente de la zona.

Es importante que se creen parques y otros sistemas de protección a las especies sobre todo a los árboles que más riesgo corren.

 

 

 

 

Index         Siguiente